-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

jueves, 5 de mayo de 2011

El día del juicio final / Los desvarios de la cocreta roja

El día D ha llegado. Escondan a sus vástagos, guarden sus bienes más preciados, cierren a cal y canto sus casas, los Globales ya han llegado y vienen para quedarse.
Las huestes de 2º Bach han de enfrentarse contra los malvados exámenes, por lo que en próximas semanas este santuario del humor y la sátira estará desguarecido, aunque trataremos de retomar sin especial demora, aunque sólo sea una ración semanal del programa de cine de Willy, y declarar el vencedor del galardón al ratatopo del mes de Abril (recuerden también que falta la sección "Bardos de Habladurías", del zorro Fox).
Por lo tanto no queda más que despedirnos por el momento, no sin antes puntualizar que el A y B contra C finalizó con el resultado de 4-1, con un hat-trick del Valerón de Mareo
Sentimos las molestias producidas y rogamos nos disculpen, queridos fieles ratatópicos. Os dejamos con el último (por el momento) desvario de la cocreta.


=======================================

 Soy la Cocreta Roja, el rebozado de la ratatopo, el puño en alto del sistema.

Esta semana es mi segundo desvario pero las circunstancias me lo exigen. Vease que hace dos semanas que mi movil/ladrillo fue divisado y secuestrado por uno de los carceleros más rígidos, cual fue mi sorpresa cuando ayer, Vanderhippie me dijo que mi movil había sido robado, si queridos fieles ratatópicos, al parecer algún desgraciado cabrón consiguió, durante un conocido torneo, burlar los sistemas de seguridad de Austchwitz que se componen de: camaras de seguridad, una puerta cerrada que siempre está abierta, la tocapelotas y una cerradura del año de la patata. Puede que tras este incidente, en el que la calculadora de Doña Ejercicios también brilló por su ausencia, The Warrior se plantee poner vallas electrificadas, pero como a mi ya no me afecta, el dolor y el sufrimiento es de todos pero yo no lo siento.
 Como prometí, debo exponer las ventajas de tener un chino en el sótiano, agradecimientos por las ideas al Camarada Sone. Encontrábamonos debatiendo mis camaradas y yo a eso de las 23:00 (hora peninsular) cuando Sone expuso sus ganas de comer, dada su repetitiva afirmación de que tenía un chino en el sótano le propusimos que utilizara al chino (obviamente para que le hiciera la comida) a lo que el muy burro respondió, "No me voy a comer al chino, seguro que sabe mal", después de tantas amenazas sobre mandarnos dos nórdicos (que no edredones, ahí estaba mi confusión) a la puerta de casa, acabó por admitir que usaría al chino. Como no comentar otra de las grandes finalidades de su chino, arreglarle cualquier cosa, ya fuera la tostadora, la lapicera, el teléfono o la calculadora. Su frase "espera, que se lo bajo al chino para que lo arregle" se hizo mítica en nuestro círculo. Y ya terminando, una postura expuesta por la perversa mente del Camarada Lenguapico (y que por supuesto yo no comparto) "Sone, si te sientes muy sólo, siempre puedes sodomizar al chino", el Camadara Vetox sigue traumatizado por esta afirmación.
  Para finalizar acabaré con una frase imprescindible en el vocabulario de Sone, dedicado a todos aquellos que hablan en lugar de pensar porque les cansa: "Pero que dice´ copon!!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario