-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Citas célebres. Hoy: El loco Gonzalín (double session)

Bueno, retomamos esta sección de citas célebres que llevaba mucho tiempo abandonada, y lo hacemos por la puerta grande con dos perlas del skizo de ceares coto viesques.
La primera de ellas se da cuando acaba el Racing-Sporting. Los dos equipos empatan en el Sardinero tras practicar un fútbol lamentable, las dos aficiones silban a sus jugadores. El Sporting, equipo cuyo objetivo este año debería ser meterse en los playoff, acumula un punto tras las 3 primeras jornadas, y ya ve lejos a los primeros de la categoría. Un misero punto tiene también el  Racing, que aunque quizás no tenga uno de los 6 mejores equipos de la categoría debería luchar por puntos cuanto antes. Con ambos equipos en descenso y una perspectiva tan desoladora, el Loco Gonzalín sentencia en twitter:

"Vergonzoso pacto de llanes, otro año más. Estos partidos si que tienen que ser investigados por el bien del fútbol"

La segunda anecdota de estas tiene que ver con es lugar de fartura que ye El Trasgu Fartón. Estaba el bueno del arbusto hablandole al susodicho sobre los precios de los gigantescos cachopos que se ofrecen en tal admirable lugar, cuando el skizo saltó con la siguiente pregunta:

"¿Oye, y el cachopo ese tiene espinas?"
El loco Gonzalín, realidades paralelas a precio de saldo.

PD: Tamar el Arbusto dió una réplica a esta segunda cita célebre que bien podría ser considerada una frase célebre por si misma: "¿Nunca viste un buque vaquero? Fondean y pescan terneros?". Impresionantes las ironias de nuestro querido arbusto.

martes, 4 de septiembre de 2012

Niggaz Rolling in Gigia city: Tribeca

Bueno, seguimos con nuestra sección de análisis a los sitios nocturnos de Gigia City, y vamos con uno de los más paradigmáticos. Tribeca. La panacea, lo inigualable, el no-va-más. Aquí en la Guarida somos muy de criticar esta anodina discoteca con nombre de barrio neoyorkino, pero reconozcamos que seguimos acudiendo semanalmente como moscas a la mierda, aunque solo sea para estar por los aledaños del local y fajarnos un buen bocadillo de pollo con lechuga tomate y mayonesa por 3,70. Hace 3 años cuando abrió este rincón, la locura se aprovechó del sector pijo recalcitrante de Gijón - "uy lo que me ha dicho, yo voy a tribeca y no soy pijo" Si, ya. -  e ir a esta discoteca se convirtió en un acto casi obligatorio; era la inercia la que te llevaba allí. A día de hoy eso ha cambiado ligeramente, aunque no del todo: seguimos yendo, porque los chavales son muy majos, e igual hay algún amigo por allí, y es un sitio bien montado, y está tan bien construido que no se te cae el techo encima. Una maravilla de la arquitectura oiga, un sitio imprescindible. Pues no.