-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

jueves, 29 de diciembre de 2011

Virtuoso, un delincuente diferente.

Desde aquí rogamos una oración por el alma del Can al que dentro de poco tiempo podremos ver en un banquillo y no de los que acostumbraba a usar en sus tiempos de futbolista, no, de los que joden, de los que al levantarte te tapas la cabeza mientras una masa enfurecida menta a toda tu familia a gritos...

Pronto nuestro más fiel amigo se verá en la perrera, solo, o lo que es peor rodeado de mastines y bulldogs furiosos, y ya saben ustedes lo que les hacen en las perreras a los cánidos que les gusta fornicarse a jóvenes perrillas menores de edad, sí, todos lo sabemos (le van a dejar el culo como un bebedero rottweilers, un bebedero muy muy grande). Por eso les recomiendo a todos ustedes, que borren el famoso vídeo de zoofílico del virtuoso cánido y la cachorrilla, puesto que como bien dijo el Tío la Vara en su primera temporada "Tanta culpa tiene el que lo hace, como el que lo ríe".