-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

sábado, 5 de noviembre de 2011

Crónicas de un especial de radio.

En aquel suelo gris yacía mi cuerpo inmóvil, les miraba desde abajo cuando conseguía abrir los ojos, esto me costaba bastante, el alcohol en sangre cada vez pesaba más, como mi cuerpo, con el que la ley de la gravedad se cebaba de tal manera que no lograba levantarme. Cuando lo conseguí, los problemas fueron otros, vómitos ensangrentados, los intestinos se me salían por la boca y yo no podía hacer nada, en esos momentos era la decadencia humana personificada, mis amigos me miraban, no se creían que esto estuviera pasando, pero en cuanto hacían cálculos de las pintas que llevaba encima, las dudas se diluían...
Cuando por fin los vómitos cesaron, y algún viejo amigo me ayudo a incorporarme por completo, conseguí salir de aquel antro, ahora en reformas, yo solo era un chaval asustado por el ciego que llevaba encima, al borde del étilico, con más alcohol en sangre que la propia sangre me aproximaba a mi casa; cuando el teléfono sonó, llamaban de mi casa que cuando pensaba llegar, -pronto-, respondí, y a partir de ese momento se me ocurrió la mejor argucia jamás inventada. "Voy a irme directo a la cama, que hoy ponen un especial de radio que me interesa mucho..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario