-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

sábado, 31 de marzo de 2012

Los desvarios de la Croqueta Roja

Soy la Croqueta Roja, el rebozado de la Ratatopo, el puño en alto del sistema.
Buenos dias señores, señoras, seguidores todos. Hace tiempo ya que no escribia en este templo de la satira pero los tiempos que corremos necesitan alguna leccion que otra. En estos tiempo que corren, en los que a la gente parece gustarle seguir apoyando a nuestro facha por excelencia (No aprenden estos burgueses joder...), no es dificil apreciar la falta de cultura en el lenguaje, es por esto que cansado de tando "dale" y "ya tu sabeh" he decidido aportar mi granito de arena para reconocer la riqueza de nuestra lengua, y la de todos, que no se diga...


Un ejemplo de la riqueza del lenguaje castellano es el número de acepciones de una simple palabra como puede ser la muy reconocida y frecuentemente utilizada referencia a los atributos masculinos “cojones”.
Si va acompañada de un numeral tiene significados distintos según el número utilizado, así:
1 significa caro o costoso (“valió un cojón”),2 significa valentía (“tenía dos cojones”), 3 significa desprecio (“me importa tres cojones”), un número muy grande y par significa dificultad (”me costó mil pares de cojones”)

El verbo cambia el significado:
“Tener” significa valentía (”aquella persona tiene cojones”), aunque con signos exclamativos puede significar sorpresa, (“¡tiene cojones!”). “Poner” expresa un reto, especialmente si se ponen en algunos lugares ( “puso los cojones encima de la mesa”) .También se utiliza para apostar (“me corto los cojones” ) o para amenazar (”te corto los cojones”)

El tiempo del verbo utilizado cambia el significado de la frase así:
El presente significa molestia o hastío: (“me toca los cojones”), el reflexivo significa vagancia (”se tocaba los cojones”), pero el imperativo significa sorpresa (”tócate los cojones”).

Los prefijos y sufijos modulan su significado:
“A-” expresa miedo (”acojonado”) “des-“expresa cansancio o risa (”descojonado”), “-udo“” expresa perfección (“cojonudo”) . 

Las preposiciones matizan la expresión: 
“de” significa éxito (”me salió de cojones”) o cantidad (“hacia un frio de cojones”),  “por” expresa voluntariedad (”lo hare por cojones”),”hasta” expresa limite de aguante (”estoy hasta los cojones”), “con” indica valor (”era un hombre con cojones”) y “sin” cobardía (“era un hombre sin cojones”).

Es distinto el color, la forma, la simple tersura o el tamaño:
El color violeta expresa frio (”se me quedaron los cojones morados”) la forma indica cansancio (“tenia los cojones cuadrados”),  pero el desgaste implica experiencia (”tenia los cojones pelados de tanto repetirlo”). Es importante el tamaño y la posición (“tiene los cojones grandes y bien plantados”), sin embargo el tamaño máximo (“tiene los cojones como los del caballo de espartero”) no puede superarse porque entonces implica torpeza o vagancia (”le cuelgan”, ”se los pisa”, ”se sienta sobre ellos”, e incluso ”necesita una carretilla para llevarlos”).

La interjección “cojones” significa sorpresa y cuando uno se halla perplejo lo solicita (“manda cojones”), en ese lugar reside la voluntad y de allí surgen las ordenes (“me sale de los cojones”).

En resumen, será difícil encontrar una palabra en castellano o en otros idiomas con mayor número de acepciones. Y hasta aqui la leccion de hoy, pero no quiero despedirme sin antes felicitar al Cacique de los Sofases, que con sangre, sudor y lagrimas ha aprobado un dificultoso examen teorico, ¡Animo Cacique, que ya queda menos para el helicoptero!

No hay comentarios:

Publicar un comentario