-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

viernes, 18 de marzo de 2011

La mala ostia del 14

Todos conocemos las dos vertientes del maestro Jose María. Nos subyuga su magia, sus soberbios taconazos mirando al tendido, sus asistencias imposibles. Pero si nos fijamos, también podemos ver su lado oscuro. Numerosas broncas con los compañeros y con la prensa (mandó al Ingeniero a tomar por el culo), rajadas monumentales, las demostraciones del fuerte temperamento del mago Gutierrez han sido numerosas, y demuestran que el mago de Torrejón de Ardoz también saca la mala ostia a paseo cuando es necesario.
 Del Capi conocíamos su toque y su clase dentro del terreno de juego, pero al igual que el 14, hoy ha demostrado que si le hinchan las pelotas no se queda quieto, y ha sacado a paseo su temperamento ante el Cacique de los sofases, el protagonista eterno de todos los recreos.
O Mafioso de cariño se la jugó al Capi, le vio con la boca abierta, y siguiendo la doctrina del Pequeño Buddha, le golpeó por debajo de la mandíbula para hacer la gracieta. El discípulo del 14, ni corto ni perezoso, le arreó una ostia en toda la cara que se oyó hasta en Cancún. O Mafioso quiso vengarse, pero lo cierto es que se tragó la galleta sin darle tiempo a rechistar.
Y a quien no le guste, que se vaya a coger amapolas al campo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario