-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

viernes, 24 de junio de 2011

La Guarida Civil

La semana pasada, un curioso suceso ocurrió, del que damos cuenta por aquí. Un conocido ratatópico (del que no diré su nombre, ya que me ha pedido permanecer en el anonimato) caminaba de noche camino hacia su casa, cuando un pequeño gitano a los que ya estamos desgraciadamente acostumbrados, salió al paso impidiendo a nuestro protagonista cruzar la calle. El susodicho le pidió amablemente al gitano que se apartase de su camino, pero el gitano se negó a ello, dando como resultado a una ostia en todo el careto de parte de nuestro ratatópico amigo. El destino quiso que a escasos metros del incidente estuviese un coche de la policía. Resultado: El Gitano pequeñito y nuestro ratatópico compañero fueron recluidos al calabozo durante un tiempo. Lamentable.
 Aprovechamos para desearle una feliz estancia en el desierto murciano al señor Arbusto, las borracheras no son lo mismo sin su presencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario