-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

lunes, 11 de abril de 2011

Las travesuras del cánido

Vuelve la Guarida, y con ella los devaneos del personaje de ficción (y de lo que no es ficción) más famoso del ámbito ratatópico. Nuestro admirado can ha vuelto a hacer de las suyas, pero en este caso no se trata de virginales jovencillas. Según nuestras fuentes, la barrabasada en la que se vio envuelto el virtuoso ayer empezó pronto (pronto para nosotros, para él estaba ya bien avanzada la noche). Un profundo estado de embriaguez se apoderó del dogo, y en sus intentos de dejar claro quien es el macho dominante de la camada, empezó a propinar puñetazos y patadas a un coche que pasaba por allí. No contento con tratar de destrozar este primer coche, se acercó a un segundo automovil para destrozarlo con su fuerza bruta, sin percatarse de que aquel vehículo era propiedad de la policía.
Desconocemos si el can ha sido torturado y destrozado por los viles miembros de la Guarida Civil (sensacional juego de palabras), o si tan sólo ha sido regañado y atado con correa, pero este es un altercado que desde La Guarida de la ratatopo apoyamos, como es obvio y natural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario