-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

martes, 26 de abril de 2011

Los desvarios de la cocreta roja

Soy la Croqueta Roja, el rebozado de la Ratatopo, el puño en alto del sistema.

Me encontraba hoy debatiendo con unos conocidos cuando uno de ellos, el Camarada Lenguapico, se saco de la manga un comentario de lo más inteligente y oportuno (esto prueba que claramente no era suyo) “Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla”, y como no hacerme eco de una frase tan solemnemente real como esta. No hay nada más cierto que esto y para demostrarlo me remito a los hechos que hicieron tambalearse los cimientos de nuestro querido blog HUMORISTICO, quién no recuerda los interrogatorios realizados a los antiguos propietarios y la famosa lista negra (no, por una vez no me refiero a nuestro crítico de cine). Esto debería hacernos pensar a todos, ¿Qué nos callamos? ¿Qué decimos?, si vosotros, seguidores ratatópicos si sois de los que no se callan las cosas, que supongo que lo sois, pensad que en ocasiones la mejor estrategia no es soltar la bomba, es esperar al momento propicio para soltarla. (Hasta aquí la clase de técnicas de guerra)
Y no puedo acabar mi sección de hoy sin exponer públicamente la lamentable frase expulsada (no, no la dijo, la expulsó) por la boca del Camarada Vetox después de finalizar una de sus ya habituales reyertas con las féminas de Altea después de que una de estas le expusiera que le iba a amargar la vida. La frase en cuestión es la siguiente, “… espera que lo apunto en mi libreta de cosas que me importan una puta mierda”. La frase se comenta sola, no veo la necesidad de hurgar en ella.
En la próxima entrega explicare según las tesis del Camarada Sone (experimentado en la materia) sobre por qué tener un chino en el sótano es una buena idea.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario