-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

miércoles, 24 de agosto de 2011

Grandes momentos del Bajo de Xuani: El día D

Sí amigos, todos recordareis como aquel local se convirtió en el epicentro del movimiento colegial (y no colegial también, manda cojones) de los viernes hará unos 2 años. El que no entró en su día fue porque no quiso pese a las adverencias de Juanin Horchatu y que la oficina de su padre estuviese a escasos dos metros de nuestro querido inmueble. Pero dejemonos de presentaciones, y vamos a narrar lo que servidor conoce como el día D, el día en el que el bajo no fue destruido de puro milagro.



Anteriormente ya se habían vivido algunos momentos fuera de lo común, como la ratilla culé destrozando la guitarra del Sr. Americanas o el pagafantas aporreando y rompiendo la batería del irascible redactor (ambas dos sin querer), pero cuando de verdad empezó la movidesca por allí fue el viernes en el que las ataduras del colegio nos fueron liberadas, y comenzaba la semana santa. Aún no recuerdo quien fue el que empezó a invitar gente para la comida, Sr. Moure dejó que algunos se llevasen su bocadillo, pero a lo tonto se plantaron allí los de siempre y a las 4 de la tarde aquello parecía un camping. Cuando un servidor entró, allí había más de 15 personas comiendo en el "Cuarto la guarra".
Pero aquello no era nada. Poco a poco empezó a entrar más gente, y el día anterior Rocoso había llevado la Play para alegría de todos los allí presentes, que echaron unas cuantas partiducas. El número de gente empezó a aumentar, y ya rondabamos la treintena. Jojo llamó a alguno de por allí, y sugirió que la nevera que se había encontrado iba muy bien para el sitio. Al poco descubrimos que algún (CENSURADO) se había pimplado media botella de Licor 43 que había abajo. Empezamos a tratar de echar a la gente, y en esas nos dimos cuenta de que no conociamos a la mitad de los allí presentes. Echar a la peña fue realmente molesto, afortunadamente el profeta Nicaías nos ayudo a la consigna de "Si me levanto yo, se levanta hasta la Virgen María, ostia ya". Aun quedaban detalles por resolver, porque resultó que el primo balomanista de Richi lokjjo se metió una sublime ostia contra una viga y le quedó el ojo a la virulé. E finita la comedia. Tras dejar un reguero de sangre bastante importante, conseguimos llegar a la puerta sin daños colaterales. Después de tanto estrés, decidimos que había tiempo para que el señor de la perenne oscuridad y la ratilla culé echasemos un partidillo a la play. Craso error. Aquel aparato dejó de furrular asín de repente, y tuvimos que contar con los servicios de Crossover Man, sin exito.

En fin, que el recuento final fue un herido de gravedad, que el padre de Xuani notificase nuestra presencia allí (su oficina estaba pared con pared y el ruido allí producido no fue normal), bastantes cosas que limpiar en las que, afortunadamente, nos ayudaron los de siempre (Crossover Man, Wilón el oscuro y la Rata Kukux, los tres tipos más serviciales para con nuestro local) y una Pleisteischon jodida. Al día siguiente avisamos al señor oscuro para que arreglase aquello, pero nos dijo que era imposible, que el manazas de Crossover Man lo había jodido aún más, acusación negada por el susodicho.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Otro día hablaremos del día de la pipa en la cerradura, o del Señor Lavanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario