-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

lunes, 8 de agosto de 2011

Temas serios (I): #melapela

Antes de nada, he de pedir a aquellos frikis que quedan por aquí, que si lo que buscan es un post de las gilipolleces de siempre, con paridas eskizofrenicas del Loco Gonzalín o nuestros artículos sobre las tonterías de cada día, pasen de este post, y se pongan con el pollo cebollo o con el especial que el loco del Coto está preparando, una novela que irá contando por aquí en fasciculos. Lo que vamos a tratar aquí son temas de los que depende el futuro de la humanidad.
Supongo que la mayoría de vosotros habrá entrado ya en el maravilloso mundo de Twitter. Por allí pululan Beliebers ansiosas de copar Trending Topics con su amado Justin, personajillos famosetes, instigadores de revoluciones y demás masa social. Pero este post no está dedicado a diseminar uno a uno los esteorotípos de los usuarios de Twitter. No van por ahí los tiros. Lo que queremos analizar en este post, es la resabida costumbre de muchos de los usuarios de esta red social de contarnos nuestras vidas paso a paso como si de un gigantesco "Gran Hermano" se tratara. Supongo que ya sabreis de lo que os estoy hablando, se trata de Tweets de este calibre:

"cnando en casa de @pericodlospalots con @mariasantisima @lamadrequeparioapaquirrin y @eljohnahdbarakaa"

Por supuesto que no somos nadie para decirle a la gente como tiene que Twittear, faltaría más, pero si que sugerimos que se dejen de lado prácticas tan aberrantes como estas. Está bien tenernos informados de los acontecimientos de sus vidas, que nos interesan en grado sumo (si, somos unos ratatópicos cotillas, para que nos vamos a engañar) pero narrar las visicitudes diarias como si se tratase de un diario personal con Hannah Montana en la portada no es algo que nos convence. Entre otras cosas porque esta espiral de antiprivacidad y exhuberancia puede ir creciendo poco a poco cual bola de nieve, y no nos sorprendería nada encontrarnos dentro de poco con Tweets como los siguientes:

"follando cn @elpayogitano que m la eta mtiendo hasta el fondo" ;
"haciendom una pajaa pnsando en @lajessidbaraka"    
o incluso "despues d cnar mucho, cgando n casa d @soyeltiomasreshulon"

(3 Tweets emitidos por vía Blackberry, obviamente, - ese es otro tema del que hablaremos más adelante - ya que tales menesteres no se pueden realizar vía ordenador de toda la puta vida)

Y esto sería curioso e incluso gracioso, pero aseguraría a que acabaría por producirnos asquete y repulsión. El concepto es el concepto, amigos mios, y no es plato de buen gusto encontrarse con Tweets como esos diariamente. Y todo esto siendo positivos, porque más que bien a todos les hace gracia encontrarse con Tweets como los mencionados anteriormente, e incluso a más de un perturbado pueden ponerle cach..., en fin que me distraigo; pero es que esta clase de textos podrían evolucionar hacia un tipo de Tweets aún más cotidianos y más ajustados a la realidad, lo que derivaría en una cómica red de textos de el siguiente tipo:

"Twitteando ahora"  8 hours ago
"Twitteando de nuevo" 7 hours ago
"Twitteando otra vez" 6 hours ago
"Después de comer, aqui stoy poniendo otro Tweet" 4 hours ago
"Me hago una gayola y vuelvo a Twittear" 2 hours ago

El Tweet 100% sincero, no mola.
Y llegados a este punto, imagino que los Twitteros que se sientan identificados con este tipo de literatura en la red social de los 140 caracteres, estarán: 1) cagandose en mis muertos, y 2) esperando a que en este megalítico post un servidor les comente como debe de ser el Tweet para no causar dolores de cabeza. Sobre lo primero, gracias. Sobre lo segundo, no puedo más que citar a Juan Sólo en Todo el mundo lo sabe, "Podría ponerme en plan padre, y deciros como teneis que hacerlo, a pesar de equivocarme". Es decir, este post es sólo una orientación (sesuarrll) - no podía faltar el chiste de Chiquito- dirigida a que cierto sector de la población se replantee su literatura cotidiana, pero ni mucho menos es un tratado de "Como se debe escribir un Tweet".
Así que sólo me queda una propuesta: cuando te encuentres con un texto de estos que te interesan una mierda, responde con un #melapela. Soy plenamente consciente de que esta sugerencia va a pasar a mejor vida sin que nadie le preste ni puto caso, pero estoy por la mañana sin saber del todo que hacer y se me ocurren cosas como esta. De hecho, podeis olvidar este post y seguir escribiendo Tweets del tipo "n la playa con @nosemeocurrenmasgilipolleces y @gutimaricon". ¿Quien soy yo para juzgaros?
PD: Post dedicado a nuestro jefe de operaciones en la Guarida, Albur el Alce, que se que piensa de igual manera que un servidor

No hay comentarios:

Publicar un comentario