-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

lunes, 6 de diciembre de 2010

La potada del Arbusto

El pasado sábado, el señor Arbusto perjudicó en abundancia a su hígado, como ya venía haciendo en anteriores fines de semana, y ésta vez lo pagó caro. Tras pimplarse una buena dosis de alcohol, el Arbusto comenzó a sentirse mal, y tras algunos balbuceos estrambóticos, pasó lo que tenía que pasar. Una descomunal potada salida de su boca inundó Gijón entero y parte de Oviedo, los extraños se arremolinaron ante tal ingente masa compuesta por trocitos de kebap, y mientras tanto, el zorro Fox pronunció una frase que a buen seguro, formará parte próximamente de nuestra soberbia recopilación de citas célebres.
Cambiando completamente de tercio, hoy nos dirigíamos al local con nombre de cánidos, cuando vimos a la atopopelladora avanzando peligrosamente en nuestra dirección. Afortunadamente, no conducía ninguna máquina diabólica y venía por su propio pie, seguramente aun atemorizada por los hechos que acaecieron aquel fatídíco día, por lo que no hizo falta que nos apartaramos para que no nos atopopellara.

PD: Mr President, no nos hinches las pelotas, y danos lo que nos prometiste si no quieres ver perjudicada tu carrera política.
No, no es una amenaza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario