-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

viernes, 24 de diciembre de 2010

Veneno

Aún aturdidos y resacosos por el desfase que se produjo anteayer, no podemos dejar de mencionar el espeluznante calimocho que nos fue servido en el local con nombre de fruta exótica a eso de medianoche. Todos estamos de acuerdo en que nadie que se va a tomar un mocho espera un manjar digno de los mismisimos dioses, y no queremos darnoslas de pedantes críticos culinarios, pero una cosa es eso, y otra cosa muy distinta es tener que tragar consternados tal despropósito. Ya habiamos sido advertidos de la dudosa calidad del mocho en aquel lugar, pero su excrementoso sabor nos perturbó sobremanera. Botellas de Coca-Cola fueron avistadas en la mano del camarero, por lo que nos tememos, el principal problema reside en el otro componente. Señores camareros del local con nombre de fruta exótica, el mocho se hace con vino (del mercadona a ser posible), y no con lo que quiera que sea que ustedes le echan, que siendo sinceros dudamos mucho que tenga algo que ver con la uva.
Desde La Guarida de la Rata topo nos tememos que los dueños del local sean malvados terroristas con ansias de conquistar el planeta, y lo que nos están sirviendo es puro veneno que acabará con nuestras preciadas vidas tarde o temprano. Nos planteamos seriamente la posibilidad de una demanda por intento de asesinato, aunque todo puede ser solucionado con dos boles de palomitasen lugar de uno, y una pequeña reforma con un poco de decencia y buen gusto.
PD: Hoy, Su Majestad La Ratatopo protagonizará el sonado discurso de nochebuena. Permanezcan atentos a sus pantallas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario