-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

domingo, 12 de diciembre de 2010

No quiero bromas, eh

Ayer sábado estaba el consejo de sabios al completo celebrando que el Arbusto ya puede ir al local con nombre de molino pequeñito a pedirse un cachi de mocho, cuando un borracho desarrapado, maloliente, y lo que es peor, feo (La ciega por antonomasia dixit) vino a molestar. Nos pidió "amablemente" un traguín de whisky, que potó segundos más tarde, y sembró el pánico en muchos de los allí presentes, en Pocahontas sobre todo. El tipo comentó que no quería bromas, pero El zorro Fox y Oricio (el tocahuevos particular del Capi) se ganaron su confianza, y estuvieron charlando amigablemente con él. Seguramente quedasen los tres el próximo sábado para emborracharse juntos.
Entre los allí presentes estaba el loco Gonzalín, que salió con nosotros por una puta vez, aunque a las 10 de la noche se largó con sus amigos bakalas, y si te he visto no me acuerdo. Dado el éxito de Desde Ceares a Viesques pasando por el Coto, nuestro loco más querido nos deleitará próximamente con dos nuevas secciones, El rincón del eskizo, donde dará rienda suelta a su imaginación, y El loco del Coto, donde entrevistará a grandes celebridades.
PD: El virtuoso hizo caso omiso de nuestras sugerencias en el vestir, y por ello fue despedido del local con nombre de fruta exótica, sin un mísero finiquito al que agarrarse. Se lo tiene merecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario