-Tengo que dejar de atropellar gente. No soy lo suficientemente famoso como para librarme.

Bender Doblador Rodriguez

domingo, 17 de julio de 2011

El pollo cebollo y la fábrica de Oompa Loompas

Pues sí, queridos hermanos, otra semana más sin nada reseñable y nada seriamente serio a excepción de los hamijos que nos encontramos a la puerta del bar con nombre de fruta exótica, jugadores del WOW que nos atosigaron a un servidor y a la cocreta roja, realmente macabro e inquietante queridos drugos. Además estamos tristemente apenados por la eliminación del combinado colombiano a manos de los malvados peruanos, esperamos que Jeffersito cabrón se presente en Perú a dejar las cosas bien claritas ante tal afrenta, si señor. Mañana supondremos que el vulgo irá al Carmín a beber como buenos ejjjpañoles, lo que nos HONRA.
 Les dejo, que tengo que ver la tanda de penaltis del Paraguay-Brasil. Los paraguayos molan mucho, y por eso voy a dejaros con un chiste suyo, que es una cosa realmente joroschó:

-Hola, soy paraguayo y vengo a pedir la mano de su hija para follarmela
-¿¿¿Para qué???
- Paraguayo.

Buenos días, familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario